Los video juegos retro 2d funcionaban normalmente en un televisor de tubo.

Actualmente podemos emular casi todas las máquinas de la época retro pero si lo hacemos en un LCD perdemos parte de la magia.

 

Afortunadamente podemos utilizar los emuladores en una tv de tubo real con la resolución original.

 

Los juegos retro funcionan a muy bajas resoluciones del estilo 320x224 (megadrive, neo geo) y más bajas todavía en la época de los 8 bits.

La televisión convencional del pasado funcionaba en modo entrelazado 576 lineas 50hz en PAL o 480 lineas 60hz en NTSC. Cuanto mirabamos un programa de televisión la resolución aproximada era de 720x576 en europa.

Al conectar una consola retro al televisor este cambiaba la resolución a un modo progresivo con la mitad de lineas y el doble de frames por segundo. Por ello quedaban un poco separadas las lineas produciendo el mágico efecto de las scanlines.

Los juegos retro poseían la capacidad de ir a 60hz mientras que la televisión tenía 30 imágenes por segundo. (Aunque en televisión entrelazada cada mitad de lineas era en un sesentavo de segundo distinto produciendo un efecto de mayor fluidez.)

 

Todos los ordenadores que se conectaban a la tv y videoconsolas retro funcionaban en modo progresivo de baja resolución.

La primera consola en ofrecer una resolución más alta que ya era en entrelazado fue la Sega Dreamcast, seguida de la Playstation 2 y Gamecube. Las consolas anteriores a estas tenían scanlines siendo las últimas Sega Saturn, Playstation 1 y Nintendo 64.

 

Cuando jugamos con las scanlines apreciamos el juego en todo su esplendor.

 

Recomiendo la compra de una vieja tv de tubo para jugar a emuladores. Las máquinas recreativas también utilizaban monitores del tipo tv.


Podemos conseguir televisores antiguos en wallapop a precios muy bajos.

 

También es posible montarse una máquina recreativa que lleve pantalla CRT.

 

Podemos emular en una tv de tubo de dos formas:

 

PC

 

Raspberry Pi